Quid pro quo

Cuentos de mis vidas no vividas

quid_pro_quo

Procurando lo mejor estropeamos
a menudo lo que está bien.

William Shakespeare. Escritor británico.

A veces es un juego, un juego estúpido, esto de vivir. De relacionarnos. A veces, leyendo novelas de época, que hablan de relaciones entre la aristocracia en sociedades de un protocolo estricto, me pregunto en qué hemos cambiado. Nos creemos más liberales y más inteligentes, exigimos un trato igualitario, sin embargo, seguimos optando por prejuicios, por descartes a la hora de entablar una conversación, una relación. Seguimos tachando y escalonando a la gente.

Y perseguimos utopías extrañas, perfecciones raras. Buscamos cosas, relaciones, personas, acontecimientos, que sean arquetípicamente perfectos, sin darnos cuenta de que esa supuesta “perfección” no es más que algo impuesto, algo que nos han dicho que es así.

No damos lugar al error, y en tremendo error vivimos. Amargados por no conseguir lo que todos tienen y que, en realidad…

Ver la entrada original 1.682 palabras más